Zaragoza

Capital del valle del Ebro y de todo el Aragón, Zaragoza es el destino ideal para quienes prefieren el sosiego a la ansiedad y para todos aquellos que entienden que el encanto de una ciudad media del interior no es otro que el de contar con las ventajas de una gran ciudad pero con muchos menos inconvenientes. Zaragoza, que ocupa el quinto lugar en España, es una ciudad compacta en la que todo gira en torno al centro. En ella convivieron romanos, árabes y judíos, y todos ellos han dejado su legado en la arquitectura la ciudad. De la Zaragoza romana aún quedan las murallas, las cloacas, el teatro, los pavimentos y los magníficos mosaicos. Además, en la propia planta del casco antiguo se mantiene, apenas modificado, el trazado de la ciudad romana. Por otra parte, el Palacio de la Aljafería, construido en el siglo XI, es sin duda uno de los principales exponentes del arte hispano-musulmán. Sin embargo, el estilo urbanístico que define a la ciudad por sobre todas sus cosas es el arte mudéjar, producto de la fusión de las tres culturas. Entre los edificios góticos mudéjares más interesante están la iglesia de San Pablo, de San Miguel de los Navarros y el cimborrio de la catedral de San Salvador o Santa María Magdalena. Ciudad cosmopolita por excelencia, no olvida su valioso pasado histórico y cultural. De ella han surgido nombres tan grandes como el del maestro Averroes y el de Francisco de Goya, de quien la mayoría de las obras se encuentran en esta ciudad. Hoy en día, se ha convertido en un polo de desarrollo industrial, además de ser una ciudad universitaria importante y el primer centro mariano español, pues allí se venera a la Virgen del Pilar. Durante la semana del 12 de octubre, se celebra la tradicional fiesta del Pilar, en la que se hacen desfiles, concursos de jotas, corridas, competiciones deportivas y exposiciones. No quedan dudas de que Zaragoza, “señora de las cuatro culturas”, se apoya en un espléndido pasado para asomarse a un prometedor futuro.

Basílica de Nuestra Señora del Pilar
Edificio barroco, que comenzó a construirse en 1691. No sólo es importante por albergar a la patrona de España, la Virgen del Pilar, sino por ser esta también la patrona de la Hispanidad. En su interior no hay que perderse las pinturas murales de la cúpula. Auténticos Goya.

Informes: Sobre el Paseo de Echegaray, frente a la Plaza del Pilar.

Sector comercial calle Delicias
Alrededor de la calle Delicias se concentra la mayor superficie peatonal comercial de la ciudad, con una gran variedad de establecimientos especializados. La Asociación de Comerciantes Calle Delicias nació hace 20 años y se distingue por su dinamismo, ya que realiza numerosas actividades lúdico festivas y promociones, tanto en las tiendas como en la propia calle.

Informes: Calle las Delicias

Mercado Central
El Mercado Central es uno de los mejores exponentes de la arquitectura modernista de Aragón.

La Lonja
Es uno de los edificios más bellos de la ciudad, junto con el palacio de la Alfajería. No hay que perdérselo.

Informes: Calle Don Jaime, sobre el río Ebro.

Palacio de la Alfajería
Es uno de los pocas muestras de la arquitectura de taifas. Actualmente es la sede del Gobierno de Aragón.

Informes: Acceso por la calle Conde de Aranda.

Fuentedetodos
En una humilde casa de esta villa a 45 km al Sudoeste de Zaragoza, nació en 1746 el genio de la pintura Francisco de Goya y Lucientes. Cerca de allí, en el museo, se expone una colección de sus grabados.

Informes: 45 km al Sudoeste por la N330 y a los 21 km doblar a la izquierda por la Z100.

Ubicación