Santa Barbara

En comparación con los grandes centros urbanos californianos, Santa Bárbara podría ser descrita como un “gran pueblito”. Nada de altos edificios, ni de anchas autopistas para llegar de una punta a la otra de la ciudad. El viajero se verá rodeado de palmeras, en un magnífico ambiente natural que invita a recorrerlo a pie. El auto sirve solamente si no se tiene ganas de caminar, pero no es algo indispensable como en el caso de Los Ángeles. Otra rareza de este lugar es la presencia de un solo estilo arquitectónico (de corte mediterráneo), a diferencia del resto del sur de California que tiene varios y mezclados. Nació como guarnición española en 1782 y fue evolucionando hasta convertirse en lo que es hoy: un centro administrativo y hogar de gran número de estudiantes. En Santa Bárbara todavía existen las tres instituciones con las que contaban los españoles para imponer su dominio: la misión, el presidio y el pueblo. El viajero no puede dejar de visitar ninguno.

Museo de arte
Tiene en exhibición objetos de arte asiático, americano, antigüedades, grabados, dibujos y fotos.

Informes: State Street y Figueroa Street.

Paseo Nuevo
Es un shopping, pero respeta el estilo de la ciudad. Enfrente hay locales y restaurantes para complementar el paseo.

Informes: State Street y De la Guerra Street.

Misión de Santa Bárbara
Fundada en 1786, tiene una mezcla de estilos romanos, árabes y españoles. Es la única misión de California que no ha dejado de usarse desde su fundación. Vale la pena mirar con detenimiento la fachada principal, la iglesia (su interior es neoclásico) y los jardines sagrados.

Informes: Laguna Street 2201.

County Courthouse
De estilo colonial, era el juzgado en los primeros años de esta ciudad. En la Sala de Juntas, los murales narran la historia de California.

Informes: Figueroa Street y Anacapa Street.

Presidio
Fue construido por los españoles en 1782, como una forma de imponer su dominio.

Informes: Santa Bárbara Street y Carrillo Street.

Ubicación