Córcega

Con sólo 8.720 km² de extensión y una gran diversidad geográfica, Córcega se asemeja en muchos sentidos a un continente en miniatura. Una costa de 1.000 km de largo, imponentes montañas de granito, un vasto parque Nacional y un desierto deshabitado son algunas de las cosas que uno puede encontrar en esta pequeña isla francesa. A pesar de los 200 años de dominación francesa, culturalmente, Córcega, tiene más en común con Italia que con Francia. Al menos así lo testifican la cantidad de iglesias italianas construidas en la isla y su lengua muy relacionada con el dialecto Toscano. Históricamente, Córcega ha sido objeto de repetidas invasiones. Esto ha contribuido a fortalecer la identidad cultural y el sentimiento nacionalista de muchos de sus habitantes, muchas veces acusados de xenófobos y separatistas. Lo cierto es que en la actualidad sólo una minoría apoya al grupo separatista Front de Liberation National de la Corse (FLN), cuyas iniciales están pintadas con aerosol por toda la isla. En verano, especialmente en los meses de julio y agosto, la isla esta atestada de turistas atraídos por el buen clima y las hermosas playas. A la isla se accede por medio de ferries, que salen desde tierra francesa e italiana. Las ciudades de Ajaccio, Bastia, Calvi y Figari tienen aeropuerto. Con algunas promociones, volar desde París puede ser mucho más barato que tomarse un tren y luego un ferry.

Ajaccio
La ciudad puerto de Ajaccio, lugar de nacimiento de Napoleón Bonaparte, es donde la mayoría comienza el recorrido por Córcega. Esta ciudad mediterránea de color pastel es un lugar ideal para caminar y pasear por sus antiguas y estrechas callecitas que se adentran por las partes viejas de la ciudad. Además de observar diversos monumentos en honor a Napoleón, también se puede visitar el Ponte de la Parata, famoso por sus atardeceres, y bañares en las playas de las afueras de la ciudad.

Citadelle de Bonifacio
Ubicada en el extremo sur de la isla, la ciudadela de Bonifacio se yergue a 60 metros encima de las aguas turquesas del Mediterráneo. La ciudad aún conserva un típico aire medieval y, en la actualidad, se ha convertido en un punto turístico de moda y un centro de la navegación a vela.

Calvi
Es una ciudad costera, ubicada en el noroeste de Córcega. Es dueña de casi 25 km de playas, mundialmente conocidas por su belleza.

Bastia
Alguna vez capital de Córcega, el puerto de Bastia es una ciudad carismática pero que ha otorgado poco lugar al turismo. Es el centro comercial de la isla, y aunque muchos viajeros la pasan de largo, constituye una buena base para explorar Cap Corse, la península de 40 km de longitud que se encuentra al norte.

Ubicación